lunes, 3 de noviembre de 2008

Pánico Escénico

La semana pasada sufrí de pánico escénico. Estaba en el apartamento de una amiga, en su cumpleaños, rodeada de gente que no conocía pues a aquellos a quienes si conocía, aún no habían llegado. En un momento, en medio de la conversación, de los otros, porque no abrí mi boca si no para balbucear mi nombre a personas que no estaban interesadas en oir nada de lo que tuviera para decir, sentí como un sonido de tambores retumbando en mi cabeza, el pulso se me aceleró al igual que la respiración. Llegó un instante en que sólo podía pensar en buscar en donde estaba la puerta y quise salir corriendo. Quise despedirme de mi amiga y decirle que me sentía mal que me quería ir.
Unos segundos después, que para mi fueron una eternidad, todo se calmó y volví a pensar claramente. Me hice la desentendida y esperé pacientemente a que mis amigas al fin llegaran.
La sensación fue horrible y aunque esta vez es cuando lo he sentido con mas intensidad, ya antes había notado que algo estaba pasando.
Realmente creo que he perdido mis habilidades de socialización.
Antes, para mi era muy fácil conversar con cualquier persona que se me sentara al lado, siempre encontraba de que hablar, pero ya no es así. No se si es miedo o que, pero no me siento capaz de entablar conversacion con personas que apenas he visto o conozco.
Gran problema para una primipara en esta ciudad fria, sola e individualista

1 comentario:

Geraldine dijo...

quizas el venirnos mas grandes nos hace menos tolerantes a perder el tiempo con cualquiera, nos vamos enrollando para adentro como un bicho bolita rescatando escasas cosas...un saludo grande y te espero en mi blog, si quieres podemos enlazar ambos...gery